Jardinería Vertical

Los Muros Verdes son la nueva aplicación de la jardinería a la arquitectura y nace como una nueva forma de cultivar plantas sin necesidad de suelo o sustrato horizontal.

Isla Verde, es un referente en el sector de la jardinería vertical, cuya máxima es ofrecer un concepto innovador de arquitectura sostenible.

Hemos colaborado en la asesoría técnica y la realización de Muros Verdes, así como en programas de mantenimiento y control de calidad.

Nuestro punto diferenciador es la especialización en el diseño, la ejecución y el mantenimiento de jardines verticales.

Actualmente, nos encargamos del mantenimiento integral de tres de los jardines verticales más emblemáticos de la Comunidad de Madrid. El muro verde del Museo CaixaForum, el jardín vertical más alto de Europa en la Torre de Cristal, perteneciente a la Mutua Madrileña y el Jardín Vertical del Centro Comercial Islazul, en la ciudad de Leganés, conviertiéndose en nuestra mejor carta de presentación.

Además de mantenimiento y ejecución, nuestra empresa ha colaborado en la asesoría técnica y proyectos de jardines verticales, así como en programas de mantenimiento y control de calidad.

Esta nueva “arquitectura verde” puede implantarse tanto en espacios exteriores como interiores y en cualquier entorno climático, siempre que exista una cuidada selección de plantas de manera que se adecuen a las condiciones climáticas del lugar.

La construcción de todo este tipo de arquitectura verde está basada en cuatro puntos básicos: la creación de una estructura de sujeción, la utilización de un sistema de hidroponía viable y efectivo, la estructuración de un sistema de riego eficaz y la correcta selección de especies vegetales.

Isla Verde diseñó, ejecutó y mantiene el jardín vertical en el centro comercial Islazul. Este jardín de unos 300 m2 y 10.000 plantas, es uno de los de mayor tamaño, construidos en España.
Los jardines verticales, aparte del indudable efecto estético que puede observarse, tienen los siguientes efectos beneficiosos:
– Proporcionan oxígeno y reducen la temperatura ambiente.
– Actúan como aislante térmico del edificio, mejorando su eficiencia energética.
– Dada la humedad que contienen las plantas, actúan como barrera muy eficaz contra el fuego.
– Tiene efectos psicológicos beneficiosos, aumenta la sensación de bienestar y reduce el vandalismo.

Además de esto, el jardín vertical, dispone de un sistema de recirculación del agua, con lo que es ecológicamente sostenible, con un consumo de agua muy inferior al que tiene una pradera de césped.